Algunas lecciones no varían mucho de la vida real al mundo virtual, “tener cuidado con la letra pequeña en los contratos”, es algo válido para ambos escenarios. El caso de los hosting gratuitos es uno de los más notables respecto a ello. Todo te lo pintan color de rosas; bueno, no hace falta decir